viernes, 19 de diciembre de 2014

Entrenamiento concurrente (aeróbico – fuerza) en corredores

Las investigaciones sobre el entrenamiento concurrente (resistencia aeróbica y fuerza) se multiplican en los últimos meses por su importancia práctica. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio realizado con corredores (Schumann y col, 2014; Appl Physiol Nutr Metab 15:1-9) en el que los autores investigaron los efectos de un entrenamiento aeróbico (E) frente a un entrenamiento en el que se combinaba la resistencia aeróbica con la fuerza en la misma sesión (E+S), sobre el rendimiento en 1000 m, así como el valor 1RM en prensa de piernas. También se valoraron concentraciones hormonales séricas. El entrenamiento aeróbico fue idéntico en los dos grupos (4-6 sesiones/semana durante 24 semanas; 35-45 min al 65-85% FCmax), y el entrenamiento de fuerza (fuerza máxima y explosiva, 2 sesiones/semana), realizado inmediatamente después del entrenamiento aeróbico. Los resultados mostraron que con ambos protocolos mejoró el tiempo en 1000 m desde la semana 12. El rendimiento en fuerza empeoró en el grupo E a la 24 semanas, pero se mantuvo en el grupo E+S. Los cambios y respuestas hormonales fueron similares en ambos grupos.
Aunque este estudio no muestra beneficios significativos en el rendimiento del corredor al añadir entrenamiento de fuerza, bajo mi punto de vista, hay que significar que la distancia utilizada para valorar el rendimiento de resistencia aeróbica quizás no fuera la más favorecedora para evidenciar las adaptaciones asociadas al entrenamiento de fuerza. Por otra parte, y en referencia al entrenamiento de fuerza en corredores, la especificidad del mismo (alto componente excéntrico) también debe resaltarse si se quieren obtener mejoras del rendimiento en pruebas de duración prolongada. En cualquier caso, hay que tener en cuenta la propia interferencia del entrenamiento concurrente, aunque evidentemente sea más práctico entrenar ambas modalidades en la misma sesión.


jueves, 18 de diciembre de 2014

Sauna y rendimiento

Los efectos fisiológicos de la sauna podría mejorar el rendimiento deportivo en resistencia aeróbica. La principal adaptación de la sauna en relación al rendimiento es la expansión del volumen plasmático, que a su vez es una de las adaptaciones más notorias de los deportistas de resistencia aeróbica y que se refleja con hematocritos bajos cercanos a 40. El aumento del volumen plasmático permite mejorar el rendimiento cardiaco (menor viscosidad de la sangre), y con ello probablemente el VO2max, al tiempo que permite una reserva adicional de agua para los procesos de termorregulación por la sudoración. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Stanley y col, 2014; Eur J Appl Physiol 29-nov) en el que se investigó los efectos de la sauna post-ejercicio sobre la expansión del volumen plasmático y otras variables. La exposición a la sauna consistió en 30 min (87ºC, 11% humedad relativa) realizándose durante 10 días después del entrenamiento. Los resultados mostraron un aumento significativo del volumen plasmático (+17,8%) después de 4 sesiones de sauna. Resultados similares fueron observados por Scoon y col, 2007 (J Sci Med Sport 10: 259-62) después de 3 semanas de exposición a la sauna después del ejercicio. En este caso, los corredores aumentaron su volumen plasmático un 7,1%, mejorando el rendimiento (tiempo hasta la fatiga a ritmo 5 k) de manera significativa.

Futuros estudios deben clarificar la verdadera vinculación de la sauna con el rendimiento, pero hasta entonces, tomar una sauna después de entrenar estaría justificado al contribuir a la expansión del volumen plasmático. 

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Miel, ejercicio y “condición hipogonadal”

Distintos estudios han relacionado el entrenamiento de resistencia aeróbica con efectos negativos sobre el perfil hormonal reproductivo en hombres. Específicamente en los deportistas de resistencia aeróbica se ha observado un descenso de testosterona libre y total en reposo, sin elevación de la LH. El mecanismo por el que se produce el descenso de la testosterona no está claro pero puede que esté ligado a un desajuste en el eje hipotámico-hipófisis-testicular. En este escenario (bajos niveles de testosterona) pueden existir problemas en la espermatogénesis, como elemento negativo, y ganar en protección de la salud cardiovascular, como elemento positivo. En este contexto, hace un par de años se publicaron los resultados de un estudio (Tartibian y Maleki, 2012; J Androl 33: 449-61) cuyo objetivo fue examinar los efectos de la suplementación con miel sobre citoquinas seminales, marcadores de estrés oxidativo y antioxidantes en ciclistas de carretera (18-28 años). Los sujetos del grupo experimental ingirieron 70 g de miel antes de cada entrenamiento durante las 8 semanas que duro el estudio. Los resultados mostraron que la suplementación con miel podría atenuar los efectos del entrenamiento de resistencia aeróbica sobre la espermatogénesis y la fertilidad de los ciclistas.

martes, 16 de diciembre de 2014

Estiramiento y modificaciones en la estructura muscular

Los estiramientos han sido y son cuestionados por sus posibles efectos negativos sobre el rendimiento, especialmente cuando se asocian a entrenamiento de fuerza. Sin embargo, los estiramientos en sí mismos como modalidad de entrenamiento de la cualidad del fitness “flexibilidad” ó “rango articular”, ha mostrado sus efectos positivos. Hasta la fecha los estudios publicados no han observado cambios en la arquitectura muscular asociados a entrenamiento con estiramientos estáticos, argumentando que ni la intensidad, ni la duración del estímulo eran suficientes para ocasionar modificaciones. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Freitas y Mil-Homens, 2014; J Strength Cond Res 5-dic) en el que los autores efectuaron un programa de estiramiento de alta intensidad sobre los flexores de la rodilla de 8 semanas de duración, observado posibles efectos sobre la arquitectura de la porción larga del bíceps femoral (BF). Los voluntarios realizaron una media de 3 sesiones/semana, mientras que un grupo control no realizó estiramientos. Se evaluaron el rango articular de la rodilla (ROM), longitud de fascículos del BF (FL), y ángulo de pennación y espesor en BF, antes y después de la intervención. Los resultados mostraron un aumento significativo de FL (+12,3 mm, p=0,04) y ROM máximo (+14,2º, p=0,04) en el grupo de estiramiento después de la intervención. No se observaron cambios en otros parámetros, ni en el grupo control.

Los resultados de este estudio son interesantes porque demuestran por primera vez cambios en la arquitectura muscular (longitud fascículos musculares), que de confirmarse avalarían los incrementos de fuerza que se han asociado a los programas de estiramiento. Bajo mi punto de vista, el entrenamiento con estiramientos debe contemplarse como una parte inherente a cualquier programa de salud o rendimiento, independientemente de que pueda llegar a provocar interferencias cuando se administra simultáneamente con otras modalidades de entrenamiento.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Oxigenación cerebral en corredores keniatas

Siguen publicándose resultados de estudios que tratan de dar explicaciones sobre la superioridad del atleta africano en las últimas décadas. Las aproximaciones al problema se han realizado desde diferentes enfoques, pero hasta ahora no se habían valorado posibles diferencias en la oxigenación cerebral durante el ejercicio; en concreto, sobre el aporte de oxígeno al lóbulo prefrontal, que está asociado al control del movimiento. Se sabe que cuando la oxigenación disminuye la actividad neuronal de la zona desciende, lo que inevitablemente implicaría un descenso del rendimiento muscular. Recientemente un relevante investigador español ha publicado los resultados de un estudio (Santos-Concejero J y col, 2014; J Appl Physiol 20-nov) cuyo objetivo fue analizar la respuesta de la oxigenación cerebral en atletas keniatas durante un ejercicio de intensidad progresivamente creciente. Se escogieron 15 corredores kenianos con marcas en media maratón entre 1,01 y 1,03, realizando una prueba de esfuerzo hasta el agotamiento para medir los nieveles de oxihemoglobina, deoxihemoglobina, el flujo sanguíneo y la saturación arterial, entre otros parámetros. Los resultados mostraron que los atletas fueron capaces de mantener su flujo cerebral en una prueba de de 5 k realizada a la máxima intensidad, pero sin embargo durante una prueba de esfuerzo hasta el agotamiento no se pudo evidenciar este comportamiento. Uno de los posibles motivos de este comportamiento podría ser la exposición a la altura desde la niñez, que conllevaría beneficios tales como el incremento de la masa ventricular, mejor coordinación motora, menores niveles de citoquinas circulantes y un mayor crecimiento neuronal como consecuencia de una mayor vascularización del encéfalo.
Un aporte más para ayudarnos a entender la superioridad manifiesta de los atletas keniatas en pruebas de atletismo de resistencia aeróbica.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Plasma rico en plaquetas y osteoartritis de rodilla

La afectación del cartílago articular, especialmente de las rodillas, es muy frecuente entre deportistas, especialmente en aquellos que practican actividades de impacto. En los últimos años se están utilizando las inyecciones intra-articulares de plasma rico en plaquetas (PRP) como parte del tratamiento. Consiste en la aplicación de plasma del propio individuo con una elevada concentración de plaquetas, que se activan para que liberen los factores de crecimiento y sustancias activas en los gránulos α. El objetivo es estimular la regeneración del tejido dañado, pero su efectividad es controvertida. Recientemente se han publicado los resultados de un meta-análisis (Laudy y col, 2014; Br J Sports Med 21-nov) en el que los autores investigaron los efectos de la inyección de PRP en pacientes con osteoartritis de rodilla, en base a descenso de dolor, mejora de la función y cambios en la imagen radiológica de la rodilla. Se analizaron 10 ensayos clínicos. Los resultados mostraron que la inyección intraarticular de PRP fue redujo más el dolor en comparación al placebo a los 6 meses post-tratamiento. Al comparar los efectos con el tratamiento con ácido hialurónico, se mostró una diferencia en la reducción del dolor a favor de PRP a los 6 meses post-inyección. Los resultados también mostraron una mejora en la función con PRP pero con evidencia moderada.


Los resultados del meta-análisis señalan efectividad con el tratamiento con plasma rico en plaquetas en la osteoartritis de rodilla pero con un amplio sesgo en los resultados. Esto indica, que no se puede asegurar que el tratamiento sea realmente efectivo, o al menos tan efectivo como a veces se quiere mostrar. 

jueves, 11 de diciembre de 2014

Entrenamiento concurrente en ciclistas

El entrenamiento de fuerza hace años que ocupa un lugar importante en la estructura de los programas de rendimiento de ciclistas de resistencia aeróbica. Como diseñar, planificar y ejecutar ese entrenamiento es objeto de debate. En general se conoce que la señalización molecular de la biogénesis mitocondrial aumenta cuando se añade entrenamiento de fuerza al entrenamiento de resistencia aeróbica. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Psilander y col, 2014; Scand J Med Sci Sports 1-dic) cuyo objetivo fue examinar si este entrenamiento concurrente mejora realmente el contenido mitocondrial y el rendimiento. Ciclistas moderadamente entrenados realizaron durante 8 semanas, 2 sesiones/semana, de entrenamiento de resistencia aeróbica solo (E; 60 min) o entrenamiento de resistencia aeróbica seguido de entrenamiento de fuerza (ES, 60 min ciclismo + prensa de piernas). Se obtuvieron muestras musculares por biopsia antes y después del periodo de entrenamiento, analizando actividad enzimática y contenido proteico. Los resultados mostraron como solo el grupo ES mejoró la fuerza de las piernas (+19%), la potencia pico en sprint (+5%) y la resistencia aeróbica de corta duración (+9%). En contraste, solo el grupo E mejoró la actividad de la enzima citrato sintasa (+11%) (enzima principal aeróbica), la intensidad en el umbral láctico (+3%) y el rendimiento en resistencia de larga duración (+4%). Ni las proteínas mitocondriales, ni la economía de pedaleo se vieron afectados por el entrenamiento.


Este estudio sugiere que el entrenamiento concurrente (resistencia aeróbica + fuerza) no parece aportar ventajas significativas a las adaptaciones propias del ciclismo, especialmente a la capacidad aeróbica, uno de los pilares básicos sobre el que se asienta el rendimiento del ciclista.